EMPRESA  |  HISTORIA  |  SOSTENIBILIDAD  |  PRODUCCIÓN  |  PRODUCTO  |  CALIDAD  |  CONTACTAR

titolprod_esp.jpg

Proceso de producción

desde el bosque a la botella,
no hay secretos: solo calidad

El proceso de producción de nuestros tapones de corcho se inicia con la extracción de la materia prima de los bosques de alcornocales y acaba con la expedición del producto listo para tapar los mejores vinos del mundo.

En Trefinos, este proceso se reparte en dos centros de producción: Augusta Cork, en Extremadura, en el centro de una de las principales zonas de bosques de alcornocales de la península ibérica y en Trefinos, en Cataluña, en una zona con gran tradición y en una posición estratégica para la distribución a todo el mundo.

foto_1.jpg

Desde el bosque hasta la botella, en el proceso de producción del tapón de corcho no hay secretos ni técnicas milagrosas: sólo un método productivo ajustado e integrado con eficaces controles de calidad, desde la compra de la materia prima hasta el tapón acabado. Sólo así se obtiene el mejor producto y, en consecuencia, sólo así se obtiene la satisfacción total del cliente.


Augusta Cork

máxima eficiencia,
mínimo impacto medioambiental

Augusta Cork está situada en San Vicente de Alcántara, en Badajoz, en la falda de la Sierra de San Pedro, una de las mejores zonas de alcornocales del Estado Español. Enclavada en la parte más occidental de Extremadura, la Sierra de San Pedro es una zona especial de protección de aves, y su ecosistema es uno de los pocos paraísos naturales donde coexisten bosques, dehesas y matojos.
San Vicente de Alcántara es actualmente el centro más importante de producción y de elaboración de corcho del Estado Español, actividad que tiene una gran tradición ya desde el siglo XIX. 

Augusta Cork, creada el 1997, selecciona rigurosamente la materia prima para su transformación desde el corcho crudo hasta la producción de los elementos necesarios para la elaboración de los tapones: los discos y el granulado. Nuestro estricto seguimiento de la materia prima se inicia mucho antes de la saca del corcho, trabajando conjuntamente con los propietarios de las fincas para poder aportar nuestro conocimiento técnico, que permita una mejora en las condiciones del suelo así como la calidad del corcho.

Paralelamente a este proceso se realizan diferentes muestreos para ser analizados desde un punto de vista de la calidad del corcho y de su rendimiento, así como a través de HPLC-SPME. Los resultados de calidad y sensorial de cada bosque amplían año tras año nuestra base de datos, indispensable para poder determinar el perfil de los mejores bosques de donde será seleccionada nuestra materia prima. 

El corcho crudo llega a Augusta Cork procedente de los bosques seleccionados, donde será identificada su procedencia, año y todas aquellas variables que nos permitan garantizar una plena trazabilidad durante todo el proceso de producción. A su llegada a Augusta Cork el corcho crudo será colocado en las plataformas de almacenado diseñadas especialmente al objeto de obtener una rápida evacuación de la humedad y de otros residuos orgánicos. Este corcho será sometido de forma simultánea a rigurosos controles de calidad antes de que sea validado definitivamente para entrar dentro de la cadena productiva y que va más allá de las normativas estándar de la industria.

Una vez realizada la selección del corcho crudo, éste será sometido a un proceso de hervido en calderas de acero inoxidable con sistema de filtración del agua en continuo. Todos los procesos de hervido efectuados en Augusta Cork son diseñador para optimizar al máximo su eficiencia minimizando al mismo tiempo su impacto medioambiental. Superado el periodo de estabilización de 6 meses, un innovador proceso de higienización basado en vapor presurizado dejará el corcho en las mejores condiciones para iniciar su transformación. Mediante el plan de control de calidad se examinan los parámetros, físicos, químicos y sensoriales del corcho que será transformado en: granulado y discos.

augusta.jpg

Una vez finalizada la producción de discos y aglomerado en Augusta Cork se almacena para su posterior distribución y transporte en condiciones perfectamente controladas hasta en segundo centro de producción, Trefinos, donde se iniciará el proceso de fabricación del tapón.

grafic_ac_esp.png

Trefinos

la más alta tecnología
con un solo objetivo:
la calidad

Trefinos está situada en Palafrugell, Girona, entre el Mediterráneo y las montañas del macizo de las Gavarres, una zona con una larga tradición en la industria corcho-taponera por las grandes extensiones de bosques de alcornocales que había y también por su situación estratégica para la distribución del producto al resto del mundo. Actualmente, la zona de Girona y las Gavarres concentra el 15% de la producción mundial de tapones corcho para vinos espumosos y vinos tranquilos.

Un estricto control de los parámetros físicos, sensoriales y microbiológicos de la materia prima recibida precederán a la fabricación del tapón en sus diferentes variedades, producto de que Trefinos es uno de los principales productores en el mercado mundial.

La fase final de la cadena de producción en Trefinos constará de la etapa de moldeo, el encolado, la selección electrónica y manual, el marcaje y el tratamiento hasta llegar al embalaje y expedición hacia las bodegas.

Cada una de estas etapas del proceso productivo está parametrizada con los controles de calidad en continuo, tanto físicos, sensoriales y microbiológicos, que nos permitirán aumentar la calidad y productividad global de todo el proceso. Finalmente, los últimos controles de calidad serán los que validarán de manera definitiva la expedición del producto para su uso óptimo.

Desde el bosque hasta la botella, en el proceso de producción del tapón de corcho no hay secretos ni técnicas milagrosas: sólo un método productivo ajustado e integrado con eficaces controles de calidad, desde la compra de la materia prima hasta el tapón acabado. Sólo así se obtiene el mejor producto y, en consecuencia, sólo así se obtiene la satisfacción total del cliente.

Cada una de las diferentes etapas productivas está meticulosamente registrada, permitiendo un control total de la trazabilidad.


 
logo_montebello.png

Proceso montebello

Tecnología curativa desarrollada por el equipo de I+D de Trefinos. 100% integrada en su proceso de producción y concebida para la extracción de TCA y otros compuestos volátiles.

Basada en la combinación de un proceso físico de presión y temperatura aplicada a la estructura celular del corcho, creando las condiciones ideales para la separación del TCA de su estructura celular.

La tecnología montebello se basa en la no adición de coadyuvantes químicos que garantizan la no alteración de la estructura celular del corcho ni de sus propiedades elásticas y de permeabilidad.

montebello.jpg
trefinos.jpg

LOGO THOR DEF.JPG

Proceso Thor

Tecnología de última generación para la extracción de compuestos orgánicos (TCA, TeCA, TBA y PCA) y volátiles. Esta tecnología nos permite alcanzar unos niveles no cuantificables de TCA extraible. Tecnología sostenible e inocua desde el punto de vista medioambiental con un bajo consumo energético.

 
  • 4 extractores de 1000 litros de capacidad individual.
  • 3 separadores de 500 litros que permiten fraccionar los extractos
  • Sistema de bombeo por presión de hasta 350 bares con inyección de cosolventes.
  • Equipo de recuperación integral de CO2
  • Equipamiento para acondicionar las materias primas a las condiciones óptimas de procesado.
  • Sistema de calefacción por temperaturas de hasta 100ºC con dos circuitos térmicos acoplados para conseguir el máximo aprovechamiento energético.
  • Sala limpia de envasado de producto final con opción de envasado en atmósfera inerte para productos inestables.
grafic_tr_esp.png